martes, 17 de marzo de 2015

ARTÍCULO INVITADO. ANGEL FERNANDO RANGEL DEL GRUPO D.- "EL RECORD DE BOB BEAMONT"

El record de Bob Beamon en México 1968. Entrevista con Ángel Fernando Rangel Munguía, el juez que midió el salto

Introducción
    Este encuentro y dialogo se realizó en el marco del XXIII Congreso Mundial de Educación Física de la Federación Internacional de Educación Física “FIEP” celebrado en Morelia, Michoacán, México el sábado 15 de noviembre del 2014. Esta participación fue posible gracias a la invitación cursada al staff de la FIEP Mundial por la Organización y Dirección del evento en Cabeza de la Maestra Gwendoline Centeno Amaro y el Maestro Manuel Fuerrero Zainos.

    Estar en México es compartir es convivir con la historia, especialmente, con la historia del deporte por ser la primera sede de los Juegos de la XIX Olimpiada celebrada en Octubre, 12 al 27 de 1968, sede que fue lograda después de las candidaturas en 1956 y 1960; en 1963, logró este honor ante ciudades como Detroit, Lyon y Buenos Aires.
    Asistieron a la cita olímpica en la capital Azteca 112 países con 5.516 deportistas, 4.735 hombres y 781 mujeres compitiendo en 172 disciplinas y 20 deportes. Para resaltar, entre otras, la ausencia de Sudáfrica; la primera participación olímpica de Paraguay, El Salvador, Honduras y Kuwait; por primera vez una mujer encendió la llama olímpica, Enriqueta Basilio (mexicana); los gimnastas Vera Caslavská y Mijail Voronin fueron quienes lograron el mayor numero de medallas: Dick Fosbury innovó en el salto alto con su Fosbury flop.
    Pero, en cuanto a récords, Bob Beamon logró un salto largo que superó la marca vigente en 55 centímetros, logró 8.90 metros y permaneció vigente por 22 años 10 meses y 22 días.
    De ese salto como en otras modalidades, muy seguramente, estudiantes de Educación Física mexicanos fueron testigos de muchas hazañas. Con uno de ellos llamado Ángel Fernando Rangel Munguía, quien ofició como juez de salto largo durante la prueba, se logró esta entrevista.

    Ángel Rangel fue estudiante de la Escuela Nacional de Educación Física egresado de la generación 1967-1969, cuando se estudiaba en tres años. Entre sus compañeros recuerda a un gran basquetbolista, Arturo Guerrero, a Juan José Figueroa que se dedicó al tenis, a Mauricio Palacio, voleibolista, a Alfredo Cuellar, quien había estudiado en Estados Unidos, hablaba inglés y en esa época el que hablaba inglés tenía éxito.
    Rangel cuenta con experiencia docente, médica y política; su primer matrimonio con Virginia Oliver maestra de Educación Física a la que conoció en el primer Congreso Mundial de Educación Física en México; cuenta que ella quiso participar en el congreso de educación física como decana mientras él estaba con el médico Ignacio Rivera coordinando los trabajos del área biológica. -“Después de ahí hicimos reuniones, la conocí, me enamoré de ella y nos casamos; de esa unión nacieron dos hijos, Fernando David Rangel Oliver, estudia en el Tecnológico de Monterrey y mi hija Consuelo Rangel Oliver, el matrimonio duro 20 años y ahora estoy casado con una canadiense.”- Agregó.
Sus compañeros y sus profesores
    De sus profesores guarda especiales recuerdos, uno de ellos Cesar Moreno Bravo; -“Él es el decano de los cursos de educación física en México, fue mi maestro de educación física mi entrenador y quien me inculcó un amor y un gran respeto a la Educación Física.
    Era responsable del atletismo en México 1968 porque hablaba inglés. En el 68, se organizaron tres jornadas internacionales, semanas previas para capacitar a los jueces, y en el tema de la preparación física en esa época se escuchaba mucho lo de la altura en la ciudad de México. Allí empezamos a ser jueces de atletismo.
    Particularmente en el atletismo que es lo que yo viví, fui atleta; porque es algo que me dejó la educación física y sigo haciendo ejercicio. Empecé en la secundaria a hacer atletismo y participé representando a la capital, al Distrito Federal en los primeros juegos deportivos juveniles escolares que se hicieron en México hace cincuenta años, yo tengo 62 años; y en la época de los Juegos Olímpicos yo estudiaba el segundo año de la Escuela Nacional de Educación Física.
    Estudió Educación Física en la Escuela Secundaria número 53, por el amor a esa profesión. Contó que tuvo un maestro, el profesor Otón Díaz Campumano, “…mi profesor de Educación Física, entregadísimo a su profesión. Ese maestro Otón Díaz Campumano le apodamos el “Camarón” y amaba la educación física; tenía negocio de camiones y nos llevaba a entrenar atletismo de la escuela secundaria a la Escuela Nacional de Educación Física con el maestro César Moreno quien era el maestro de la Escuela de Atletismo y nos entrenaba a nosotros para participar en los juegos deportivos escolares.”
El Juez de atletismo
    “Fue por invitación del profesor César Moreno, él me dice, quiero que me ayudes para ser juez y pues yo con mucho gusto lo hice, fue una emoción grande, por esa época, la idea de todo mexicano de todo estudiante y sobre todo de educación física era participar en los juegos olímpicos.
    También, recuerdo que hicimos una tabla (revista) de bienvenida con los estudiantes del Colegio Militar, la Escuela Nacional de Educación Física se hizo cargo. Esas fueron las actividades que hicimos: un tabla gimnástica de bienvenida a la juventud del mundo; además, tuve la oportunidad de portar la antorcha olímpica también representando a la Escuela Nacional de Educación Física, fuimos dos estudiantes con Juan Barrera, compañero de mi generación, atleta también de la Escuela de Educación Física; representamos a la Escuela de Educación Física en el equipo de atletismo, entonces como un premio por ser atletas y buenos estudiantes, nos permitieron portar en dos tramos la antorcha olímpica, con mucho orgullo lo hicimos. Y además, el maestro me invitó a participar como juez en el salto de longitud. Entonces yo participé en la tabla de bienvenida siendo estudiante de educación física y la tabla de bienvenida del mundo.

    El maestro Moreno fue un importante miembro de la Federación Internacional de Atletismo, “IAF”, se le considera como la autoridad mexicana más importante que ha tenido México en el Consejo Internacional de Atletismo; a todos los alumnos de la escuela nos involucró en el curso de esas semanas.
    Fuimos jueces demostrándoles a los europeos que sí éramos capaces pues algunos como Primo Nebiolo pensaban que no teníamos el personal calificado, se quería traer a los jueces italianos; porque no confiaban en los estudiantes de educación física.
    Como se mencionó antes, en las tres semanas internacionales de atletismo pudimos probar que estábamos listos para los olímpicos porque nos dieron un buen curso; adicionalmente, en la propia Escuela nos capacitaban.
    Vino el presidente de la Federación Internacional de Atletismo y observó nuestro trabajo y al final nos dio la confianza. Después recibimos el diploma como juez de atletismo firmada por Avery Brundage el presidente del Comité Olímpico Internacional, creo que todavía lo conservo.
    El maestro me asignó en el salto de longitud, es decir yo estaba estudiando en el segundo año de la Escuela Nacional de Educación Física, era un atleta joven me incorporé como juez y la posibilidad de probar que sí podíamos, ahí fue donde vivimos la experiencia de Bob Beamon.”
Así medí el salto largo de Bob Beamon
    Para Rangel, Bob Beamon ha sido uno de los mejores atletas no sólo del atletismo si no del deporte mundial, -“El atleta olímpico más grande que ha existido; no tanto por el número de medallas olímpicas como Carl Lewis o Michael Phelps, si no por el tiempo que duró el récord olímpico que fue en más de 20 años.”- Agregó.
    “Lo más importante en mi carrera deportiva indiscutiblemente fue haber sido juez en el salto largo de Bob Beamon.” Lo narró de la siguiente manera:
    “En ese momento nosotros teníamos los ojos puestos en Ralph Boston. Ralph Boston era el campeón olímpico de los juegos de Tokio; había roto record olímpico y tenía un alcance de 8 metros con 35 centímetros. Era un atleta ya maduro, de color, al igual que Bob Beamon.
    Beamon se veía como un niño junto a Boston, eso es lo que recuerdo cuando estaban en sus saltos de calentamiento. Todos estábamos atentos a Ralph Boston; había también un ruso, no recuerdo su nombre, un suizo y un español, había un canadiense también, eran como seis, pero todos pensamos que Ralph Boston iba a ser el campeón y estábamos muy atentos de él y resultó que no.
    Él salta, cuando hicieron los saltos oficiales en esa época se hacían tres saltos porque eran 18, 20 o 25 saltadores y todos saltaban tres oportunidades y los seis mejores pasaban a la ronda, ahí mismo, o sea, se hacían tres saltos se eliminaban a todos y sólo quedaban seis para realizar otros tres saltos y el que hacía el salto más largo era el que ganaba la medalla.
    Además veíamos el salto triple porque también medimos el salto triple y estando ahí, a mí me correspondía medir. Había en esa época un aparato que le llamábamos “teodolito”, que estaba a un costado, pegado a la fosa de salto donde cae el saltador y con el “teodolito” yo tenía una lámpara donde yo le ponía la pija, justamente Manuel Guerrero Zainos, él tenía la función de poner la pija; él ponía la pija en el último rastro de la huella que deja el saltador y yo corría el “teodolito” y con un lente con un aumento veía y decía ocho treinta y cinco; los jueces vestíamos un saco gris sin solapas y un sombrero, pantalón gris, ese era el uniforme.
    Teníamos un jefe, el profesor Edgar Valle, era una gente mayor que nosotros, ya más maduro, era el responsable de los jueces de salto de longitud. Yo media y Manuel ponía la pija y había otros dos que limpiaban con un rastrillo la tierra para dejarla parejita. Ese era el equipo de salto de longitud.
    Bob Beamon saltó, hizo su primer salto y no recuerdo si fue “foul”, creo que fue “foul”, no me acuerdo bien; pero en el segundo salto se dejó venir y saltó de una forma tan maravillosa, una plasticidad del cuerpo humano, de veras una estampa hermosísima. Saltó y quedó como a unos diez, quince centímetros de salirse de la fosa de salto de longitud pues obviamente el teodolito ya no llegaba hasta allá, nunca se pensó, entonces yo llevaba una cinta métrica y me ayudó Manuel colocándola en el “take off” y yo en la pija, yo la puse, y le dije ocho noventa, entonces me dice Edgar, espérate, espérate el maestro César dice que espere tantito que quieren venir a ver, se habían percatado que ese era un salto descomunal.

    El salto de Bob Beamon: 8.90 metros. Récord mundial durante los JJ.OO. de México 1968. Junto a la zona de caída se lo ve a Ángel Fernando Rangel Munguía
    Entonces llegó Primo Nebiolo, César Moreno y las grandes autoridades del atletismo a cerciorarse de que yo midiera muy bien y de que Manuel pusiera la pija ahí y para eso ya la prensa rodeó el foso.
    Recuerdo que Bob Beamon dio el salto y así como cayó, volvió a dar un saltito y se salió de la fosa entonces empezó a brincar así feliz por su salto, pero cuando medí y dije ocho noventa y después se percató de su hazaña, empezó a brincar como loco, se hincó, lloró, vino a saludarme; creo que en el film se muestra ese momento, me saluda a mi primero luego saluda a los saltadores y empieza a gritar y se empieza a remolinar la prensa, los jueces, para hablar de ese salto.
    La espera creo que fue de un par de horas, no sé qué estaban viendo ellos allá, claro era un nuevo récord olímpico y un nuevo récord mundial. Después de ocho treinta y cinco y el ocho noventa son 55 centímetros y fue un record que duró 22 años.
    Por eso es que digo que Bob Beamon es uno de los atletas máximos que ha tenido la historia del deporte mundial. Sí, yo creo que el acontecimiento del 68 fue el máximo, deportivamente hablando. Ya después lo político, todas las demás cosas, no pudieron discutir la altura, no pudieron discutir el factor del viento sobre todo en las pruebas de velocidad, en fin, fue una experiencia muy bonita.

Bob Beamon recuerda su récord en salto largo en los JJ.OO. de México 1968
    Después de unas semanas estábamos tomándonos un café en la cafetería de la Escuela de Educación Física, el Maestro se me acercó y me pidió que firmara el record mundial, en el documento iban además las firmas de César Moreno y la del Presidente de la Federación Internacional de Atletismo, Primo Nebiolo.”-
De Maestro a médico
    “La Educación Física que terminé a los 17 años me dejo como enseñanza y herencia un amor al cuerpo humano. Inclusive en alguna revista científica médica escribí el culto al cuerpo, un artículo donde se habla del culto al cuerpo. Me gustaba mucho la activación física, el ejercicio físico, pero quería descubrir también más cosas acerca del cuerpo humano.
    Muy joven inicié la preparatoria porque para entrar a una facultad era necesario la preparatoria y no validaban los estudios de la Escuela Nacional de Educación Física porque fundamentalmente eran deportivos y no cubría el perfil académico para hacer la preparatoria.
    Entonces estudié después tres años en la Escuela Nacional la Preparatoria Nº 5, seguí, entrenando, ya era parte de la selección nacional, en el ciclo olímpico me correspondía ir a los Juegos Olímpicos pero tuve que decidir en mi vida qué hacer, si ser un representante olímpico de mi patria o ser médico y mi mama me dijo, curioso, mi mama me decía: tienes que decidir hijo entre ser maromero, así me dijo, o ser médico, vas a ser toda tu vida maromero o médico y me puse en una perspectiva muy pesada y tuve que decidir ser médico.

    Entonces hablé con la gente del atletismo mexicano y les dije que iba a hacer la carrera de medicina y ya me absorbió todo el tiempo, yo seguía corriendo todas las mañanas, como hasta el día de hoy; amando la educación física. Y ya, hice mi carrera de médico me especialicé en cirugía, yo tengo de antigüedad cómo médico 30 años dedicado al Instituto del Seguro Social, la institución más grande del país; como profesor de educación física me desempeñé 20 años. Daba clases en la Universidad Nacional porque ya no daban nivel básico sino que combinaban la Universidad Nacional daba clases a educadores físicos y a médicos; a estudiantes de la facultad de medicina les daba educación física y deportes pero era una materia nada más complementaria y era extracurricular.
    Pero la propia medicina me fue absorbiendo y ya no pude seguir siendo profesor en educación física, luego 30 años como médico y 20 años de mi vida laboral en la Cámara de Diputados y como Director del servicio médico en el Comité Nacional donde tuve la oportunidad de asesorar a muchos políticos, a la presidencia de la república, a diputados, senadores y me dediqué ya un poco a la política últimamente. El seguro social tiene un diputado federal de cada legislatura, entonces el líder de los trabajadores del seguro social siempre ha sido médico, hace 20 años, yo manejaba hasta hace dos años a los seis últimos diputados federales, representantes, era el coordinador de la diputación porque a ellos no les daba tiempo de dedicarse al sindicato que absorbía mucho y a la diputación entonces prácticamente yo llevaba a cargo la diputación, él era el que votaba y cobraba y yo era el que hacía todo.”
Su concepto de la Educación Física
    “La educación física, para mí es un proceso de enseñanza-aprendizaje, si el maestro enseña el alumno aprende a conocer su cuerpo desde el punto de vista anatómico y fisiológico, emocional e inclusive psicológico y espiritual. Es un proceso educativo de enseñanza-aprendizaje del cuerpo humano desde el punto de vista biológico, psicológico y social y yo diría más allá emocional y espiritual.
    Considero que en el curriculum de Educación Física debe haber un equilibrio entre la práctica y la teoría. Yo creo que cuando yo estudié educación física tuve un buen equilibrio entre la práctica y la teoría porque nos daban mucha teoría pero también mucha práctica de materias deportivas y nos daban historia y filosofía de la educación física, nos daban fisiología, nos daban anatomía, nos daban todos los deportes prácticamente y había un equilibrio entre lo que es teórico y lo que es práctico.”
La Ley General de Cultura Física y Deporte en México
    Narró brevemente; -“el proceso seguido para que en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos se estableciera el derecho Constitucional a la Cultura Física entendida ésta como la activación física que lo acompaña durante toda la vida que puede ser un deporte o cualquier tipo de activación física pero que se debe adquirir en la educación básica: en el Kinder, en la primaria, en la secundaria, ahí la educación física es la parte fundamental para que el alumno aprenda educación física y después la cultura física es la cultura que lo va a acompañar por el resto de su vida; he hicimos el planteamiento porque México tiene el primer lugar de obesidad del mundo en niños y el segundo en adultos, y se logró que entonces el Presidente de la República en la Cámara, de Diputados y Senadores erigiera un decreto y se modificara la Constitución del cuarto constitucional para que la Cultura Física fuera un derecho de todo ciudadano mexicano.
    Conforme a lo estipulado en el artículo 4º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos “Toda persona tiene derecho a la cultura física y a la practica del deporte. Corresponde al Estado su promoción, fomento y estimulo conforme a las leyes de la materia”.
    Promovida por maestros como César Moreno, Rodrigo Santoyo que es historiador de educación física, el maestro de mi generación Mauricio Palacios, Alfredo Cuellar, Víctor Rodríguez, entre otros.
    Nos sentamos a pensar la Educación Física y dijimos que hay mucho rollo mareador en los congresos, hay mucho romanticismo en los congresos, por eso les dije a los compañeros vamos a aterrizar que quede plasmada una ley y un documento que se pueda aplicar, dando una fundamentación científica, es darle su lugar a la cultura física, pero por la educación física y lo conseguimos. Sí, yo aproveché la experiencia que tenía de 20 años como asesor parlamentario en la cámara de diputados por el tema de seguridad social, que es lo que conozco yo, que con los médicos siempre vigilamos. Hay un representante médico del distrito federal de cada legislatura y con ellos había manejado los hilos. Eso nos permitía tener contacto con los 500 diputados, yo capitalicé eso y dije vamos a trabajar con ellos y en la hora de la votación no hubo ningún problema; hicimos un planteamiento en esto de lo que estoy diciendo, científico para aterrizar un sueño de la educación física y eso se consiguió en México.
    Ahora, ¿que vino con la ley?, dinero; o sea, la ley viene acompañada con un presupuesto para la Cultura Física, que ya está y aprobó en la cámara de diputados y ya se asignó; hay dos partidas. Quiere decir que a los niños y adolescentes se les puede criar a través de la educación física una enseñanza-aprendizaje que les permita, el resto de su vida, tener cultura física. Ahora, que es cultura física, activarte físicamente durante toda tu vida porque ya les expliqué hay una base científica que se presentó en el congreso.
    Para los profesores también es importante, dado que se pide que los maestros deban ser capacitados.
    Para el 2014 el presupuesto fue de 197 mil millones de pesos; se está aplicando un trabajo donde a los alumnos se les hace una evaluación, una prueba funcional, su estado que guarda y después se hace recomendación higiénica, dietética y deportiva y de actividad física para que ellos se activen ese es el programa y así se ha destinado a la cultura física. La otra cantidad no recuerdo el dato exacto, es que también dice para cultura física para aprovechamiento de los espacios deportivos, para combatir las adicciones, los espacios públicos y no recuerdo el otro tema; pero en el presupuesto nacional que se aprobó hay dos leyes que dicen por ley, que se debe aplicar a la cultura física.
    Si, en el congreso hay una ley de ingresos con más de 4 billones de pesos de los impuestos que todos los mexicanos pagamos hay una bolsa que es la ley de ingresos; la Secretaria de Educación Pública se le asignó un poco más de 300 mil millones de pesos y que de ahí, la Secretaría de Educación Pública debe de destinar a la Cultura Física.

    Es un legado que dejamos nosotros los educadores físicos de la generación 1967-1969 de la Escuela Nacional de Educación Física al país.”

lunes, 24 de noviembre de 2014

FESTEJO DE LOS XLV AÑOS DE GRADUACIÓN

ME ES MUY GRATO PRESENTARME NUEVAMENTE ANTE USTEDES EN ESTE NUESTRO BLOG DE ENEFOS DEL EFE.
HACE YA MAS DE UN AÑO QUE NO ME ADENTRABA EN NUESTROS DOMINIOS PUES DEBIDO A MÚLTIPLES SUCESOS Y NUEVAS APLICACIONES QUE NOS TIENEN ENTRETENIDOS POR SU COMUNICACIÓN MAS INSTANTÁNEA.
PERO DEJO AQUÍ UNA NUEVA VERSIÓN DE FOTOS QUE ALCANCÉ A TOMAR EN LA COMIDA BAILE QUE CON MOTIVO DE ESTE FESTEJO SE SUSCITARON.
VA QUE VA